Header Ads

ACUERDO Y REPARACIÓN EN LAS RELACIONES CON LOS DEMÁS

En la primera infancia, se desarrolla un proceso en el cual los niños incorporan frases, ideas y creencias que provienen de los padres, de la escuela y de la sociedad.

Ese ser libre que somos, nuestro libre albedrio, se ve tutoreado, dirigido, ordenado por otros seres humanos que nos trasmiten su forma de sentir, pensar y hacer.

Esa sumatoria de ideas y conceptos van a ir constituyendo nuestras creencias, a partir de las cuales iremos construyendo nuestras vidas.

Nuestras creencias van a ir definiendo, el lente con el que vamos a observar y percibir el mundo que nos rodea.

Si revisamos esas creencias, iremos sintiendo que son muchísimas las ideas que tenemos gravadas y que no tienen nada que ver con lo que en realidad sentimos.

La educación debe servir para crecer y evolucionar consciencialmente, esto implica advertir cuales son nuestras creencias, revisando y corrigiendo aquellas que nos complican y no nos ayudan a vivir en comunidad.

Las creencias son los cimientos que soportan todo lo demás, constituyen la base de nuestra vida. Toda nuestra conducta, también la intelectual, depende de cuál sea el sistema de nuestras creencias.

 

No hay comentarios

ENTRADA DESTACADA

ORÍGENES DEL MERCADEO