Header Ads

EL PARTIDO LIBERAL Y LA EDUCACION

El conjunto de las administraciones liberales en Colombia, de 1930 a 1946, puso en práctica una transformación en la vida educativa del país, acorde con los principios trazados por el Partido Liberal.

Concretamente, la reforma de Alfonzo López Pumarejo, realizo cambios sustanciales a la escuela primaria, urbana y rural, la enseñanza media, las escuelas normales y la universidad. En general, se aumentó el presupuesto de gastos para la educación, se renovaron las políticas para la formación de maestros y se reconoció el derecho de la mujer a la educación superior.



Para Aline Helg, la “Revolución en Marcha” centro sus esfuerzos en la transformación de la educación primaria, “Convirtiéndola en uno de los principales agentes de modernización y democratización de la sociedad colombiana”. (Helg, 1989: 122).

Aunque las metas educativas del régimen liberal se cumplieron con diferente ritmo y prioridad en el conjunto de los gobiernos liberales del periodo, en el primer gobierno de Alfonzo López Pumarejo, conocido como “la revolución en marcha”, se resumieron las transformaciones educativas de la época. De su periodo afirma Gerardo Molina:


López fue, en suma, el afortunado realizador de uno de los mayores compromisos contraídos por el liberalismo con la nación en este siglo, cual fue el de la transformación de la universidad. La integración de las facultades e institutos, la ciudad universitaria, la dotación de recursos financieros suficientes, el establecimiento de libertades académicas, la autonomía relativa, la participación de profesores y estudiantes en el manejo del claustro, la presencia de la mujer, la apertura de nuevas carreras, el estímulo a la investigación, los servicios sociales, la extensión universitaria, fueron algunos aspectos en los que materializo ese vigoroso impulso. Desde entonces en un hecho que las universidades oficiales son lo que los gobiernos quieren que sean” (Molina, 1978:45 - 46)

Los analistas de este periodo señalan los cambios educativos de los gobiernos liberales como respuesta a las transformaciones económicas , iniciadas en la década del 30 y que produjeran cambios importantes en la vida del país.

“Dotado de una mentalidad más realista, más acorde con las necesidades del país también más colombiano por su conocimiento de la historia, la cultura y los problemas de la nación” (Jaramillo, 1989: 90 - 91)

El nuevo proceso de industrialización exigió también diversas reformas al sistema educativo. De un lado era necesario preparar técnicos para la naciente industria y de otra parte se debía dar acceso a la creciente población estudiantil que ahora aparecía como producto de la concentración de amplias masas en las crecientes ciudades. La modernización del aparato educativo respondió, entonces, a la necesidad de adecuar la enseñanza a las nuevas transformaciones económicas.

“El nuevo gobierno anunciaba, pues, su propósito de organizar un sistema educativo nacionalista, modernizador y democrático, capaz de preparar los obreros y técnicos que necesitaba la industria los campesinos que requería una agricultura tecnificada y los ciudadanos hombres y mujeres que serían soporte de una sociedad más democrática , dinámica e igualitaria , dotados de una moderna preparación científica” (Jaramillo 1989:91)

Al iniciarse el gobierno de Olaya Herrera, el país presentaba un panorama educativo similar al de las primeras del siglo: una tasa de analfabetismo del 63% de la población en edad escolar, escuelas normales insuficientes y bajo nivel de preparación del magisterio, planes de estudio y métodos de enseñanza anticuados y rutinarios desde la escuela elemental hasta la universidad , escuela rural insuficiente para la población campesina y un sistema educativo general , prácticamente a cargo de las instituciones religiosas . (Jaramillo, 1989: 87-110)
Revista Universidad de Medellín, El partido liberal y la educación, páginas 13 y 14, edición octubre de 1999. – Documento con fines académicos.

No hay comentarios

ENTRADA DESTACADA

LA CONSTITUCION NACIONAL