sábado, 7 de julio de 2018

EL PROBLEMA DEL CONOCIMIENTO

¿ES EL CONOCIMIENTO UN PROBLEMA?: No lo parece así, a primera vista. Estamos tan habituados , en nuestra vida cotidiana , en nuestro trabajo, en todo lo que decimos o pensamos , a manejar una cantidad tan grande de conocimientos que, por eso, el conocimiento se nos presenta como algo inmediato, como lo que se sabe acerca de nuestro mundo , como algo natural casi, que no cuesta esfuerzo adquirir. Todos sabeos que la tierra es esférica, que el Pico Bolívar es la mayor elevación de Venezuela, que el átomo se compone de un núcleo y electrones, que Colon arribo a América
el 12 de octubre de 1942. Todo parece muy sencillo hasta aquí: lo dicen los manuales escolares y los periódicos, lo repite la gente, nadie intenta negarlo, pero muestra perspectiva cambia radicalmente si, de pronto, hacemos una sencilla pregunta: ¿Cómo es que sabemos todo esto? ¿Cómo sabemos que es verdad, si no hemos podido comprobarlo directa y personalmente? Y aún más, aun cuando lo comprobáramos en apariencia ¿Podríamos estar seguros de lo que vemos, oímos o sentimos? Porque el sol parece girar al redor de nuestro planeta, y sabemos que eso no es cierto; la materia presenta un exterior inerte, y sin embargo está cargada de una tremenda energía en interior, y así con todo.

Al llegar a este punto es que podemos, entonces, vislumbrar que existe un problema alrededor de lo que es el conocer, el saber algo acerca de los objetos que nos rodean y acerca de nosotros mismos. Y este problema radica fundamentalmente en que los seres humanos necesitan para desarrollar su vida y responder a sus inquietudes, de un conjunto amplio de conocimientos pero, por otra parte, la verdad no se muestra directa y llanamente a nuestra percepción, debe ser buscada, encontrada por medio de un trabajo indagatorio que tiene como referente los mismos objetos de los que los que intentamos conocer algo.
Surge entonces una primera distinción que es precisa resaltar, particularmente para los estudiantes: no debemos confundir una afirmación (Que puede ser cierta o falsa, no importa en este caso) respecto a un hecho o a un objeto, con el proceso mediante el cual se ha obtenido el conocimiento cuyo resultado es esa afirmación. En otras palabras, aquello que dice un profesor o que leemos en un libro o un periódico digamos, por ejemplo, que la economía suiza crece a un ritmo del 4% anual, es una afirmación, cierta o falsa, que nosotros podemos recordar y utilizar; es, por tanto, un conocimiento, que recibimos si se quiere de un modo pasivo, y que incorporamos y relacionamos con otros que poseemos de antemano. Pero resulta evidente que alguien, una o más personas, son los responsables de esa afirmación; alguien, de algún modo, ha estudiado la economía suiza, para seguir con nuestro ejemplo, y ha determinado por algún medio que su crecimiento anual es del 4% y no del 3% o del 5%, ¿Cómo lo ha hecho?  ¿De qué recurso se ha valido para saberlo? Este es el punto que nos interesa. Aquí, cuando comenzamos a preocuparnos acerca del modo en que se ha adquirido un conocimiento es que aparecen multiplex problemas, que iremos esbozando - pues la naturaleza de nuestra obra no nos permite extendernos demasiado en este punto.
Compilador: Trébol Morelos Bayron Ernesto, Administrador de Empresas, de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia, Unad, Tecnólogo en Mercadotecnia, de la Escuela Colombiana de Mercadotecnia, Escolme, Docente Universitario y de Educación Básica y Media, donaciones paypal : bayrontrebol@gmail.com .
----------------
Bibliografía. Sabino Carlos A, El proceso de investigación, Editorial el Cid Editor, 1980, Bogotá – Colombia - Documento de uso académico

No hay comentarios:

Publicar un comentario