Portal Universitario

viernes, 20 de julio de 2018

LA ESENCIA DE LA ACTITUD CIENTIFICA

BUSQUEDA DE LA VERDAD Y CURIOSIDAD INSACIABLE: Una persona puede haber adquirido una buena formación teórica y técnica de investigación social y, sin embargo, ciertas actitudes vitales y ciertas características de su personalidad pueden constituir un obstáculo para la investigación.  De ahí la necesidad de asumir una actitud científica, no como forma de ser para cuando se hace ciencia, sino como actitud vital en todas las circunstancias y momentos de la vida. Esto es lo que llamamos la actitud científica como estilo de vida.



¿Qué es y en que consiste esta actitud científica? En términos generales, puede definirse como la predisposición a detenerse frente a las cosas para tratar de desentrañarlas. El trabajo científico, en lo sustancial, consiste en formular problemas y tratar de resolverlos. Es lo que algunos llamaron reflejo del investigador y que Pavlov denomino reflejo. ¿Qué es esto? Este interrogar e interrogar orienta y sensibiliza nuestra capacidad de detectar, de admirarse, de preguntar ¡Oh, la nefanda inercia mental, la inadmirabilidad de los ignorantes! Exclamaban Ramón y Cajal frente a aquellos que eran incapaces de detenerse juntos a las cosas, de admirarse y de interrogarlas.
Ahora bien, esta capacidad de admiración e interpelación ante la realidad exige dos atributos esenciales: búsqueda de la verdad y curiosidad insaciable.

Consagrarse a la búsqueda de la verdad es el punto de arranque desde el cual es posible asumir una actitud científica, o sea, preguntarse y realizar el esfuerzo de resolver, con el máximo rigor, las cuestiones planteadas como problemas.  




Quien no busca la verdad es porque se cree en posición de ella, consecuentemente nada tiene que encontrar, nada tiene que aprender. Los propietarios de la verdad absoluta son unos necios en su seguridad, pues tienen la desgracia de ignorar la duda. Desde esa instalación es imposible el menor atisbo de actitud científica que, es sobre todo, actitud de búsqueda. El científico – Lo decía Claude Bernard en 1865 – es el que pasa de las verdades más generales, pero sin pretender jamás que se halla en posesión de la verdad absoluta. El buscador de verdad solo se instala en la dinámica de la provisoriedad, lo que quiere decir que es buscador desinstalado ya que sus conclusiones científicas son relativas y nunca definitivas.

Bibliografía: Bierman Enrique, metodología de la investigación y del trabajo científico, Unidad Universitaria del Sur de Bogotá, Unisur, Bogotá 1990.  Varias páginas. Documento tomado con fines académicos.

Share:

Suscribete

Twitter