Portal Universitario

jueves, 14 de junio de 2018

LA ADMINISTRACIÓN EN LA EDAD MEDIA

LA ADMINISTRACIÓN EN LA EDAD MEDIA: La edad media se caracterizó por las formas descentralizadas de gobierno y como reacción de lo que había sucedido en el imperio romano y aun en el gobierno democrático griego, que fueron altamente centralizados. Fue así como apareció el feudalismo, bajo el cual los antiguos ciudadanos y habitantes del caído imperio romano se agruparon alrededor de personajes importantes en busca de su protección. Según James D Mooney durante la época medieval hubo una notable evolución de los sistemas organizativos como resultado del debilitamiento del poder central durante los últimos días del imperio romano. La autoridad paso al terrateniente, el cual tenía poderes extraordinarios para fines tributarios y de policía dentro de su dominio.



El rasgo característico del feudalismo según el autor citado, es la naturaleza de la autoridad que se delegaba. La autoridad con la cual el rey investía a sus vasallos era revocable a voluntad. Bajo el sistema feudal los vasallos dependían poco del rey. La dependencia seguía otros caminos. En realidad, las personas situadas en la base de la pirámide feudal dependían para su protección de su señor inmediato, pero esta dependencia no corría a través de todas las gradaciones hasta la cima.

La principal evolución del feudalismo a las formas modernas de gobierno fue más bien de carácter económico y social, pues su estructura declino con el crecimiento de la industria, del comercio y de la vida en comunidad, por ser todas ellas actividades que no pudieron ser asimiladas por la época y sus costumbres.
LA IGLESIA CATÓLICA: Durante la misma edad media floreció y se consolido también la iglesia Católica Apostólica Romana.

Si se juzga por épocas, la organización formal más eficaz en la historia de la civilización occidental ha sido la Iglesia Católica Romana. Su larga vida como organización se ha debido no solamente a la realidad de sus objetivos. Sino también a la eficiencia de sus técnicas de organización y administración. Ejemplos sorprendentes de estos son el desarrollo de una jerarquía piramidal territorial, la especialización de actividades a lo largo de líneas funcionales, y el anticipo e inteligente uso del cuerpo dirigente.

Llama la atención el hecho de que aunque la iglesia empleo este sistema con éxito, virtualmente no influyo sobre otras organizaciones. Mooney en su estudio, expresa, la creencia de que “nada, sino el descuido general por el estudio de la organización” puede explicar el porqué del principio de núcleo dirigente, tan importante para la organización de la Iglesia Católica, no echo raíces en otras organizaciones, sino hasta en años relativamente recientes.
Bibliografía: Compilador: Trébol Morelos Bayron Ernesto, Administrador de Empresas, de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia, Unad, Tecnólogo en Mercadotecnia, de la Escuela Colombiana de Mercadotecnia, Escolme, Docente Universitario y de Educación Básica y Media.

Share:

Suscribete

Twitter